Trabajo, información, post-capitalismo

Claudio Celis
(Universidad Academia de Humanismo Cristiano)

Trabajo, información, post-capitalismo. 7 tesis sobre el vínculo entre algoritmos, información y trabajo en el contexto de una sociedad post-capitalista

La siguiente presentación desarrolla 7 tesis sobre el modo de producción contemporáneo: 1) Hoy estamos siendo testigos del paso de un modo de producción capitalista a un modo de producción post-capitalista. 2) La crítica de la economía política de Marx se sostiene sobre una definición antropocéntrica de la categoría de trabajo (distinta de la actividad tanto animal como aquella de las máquinas). 3) La singularidad del trabajo en el pensamiento marxista está determinada por el carácter esencialmente humano de la facultad de la imaginación. 4) Incluso en su definición antropocéntrica, el trabajo posee un carácter informacional. Este carácter informacional es propio de toda forma de trabajo (en su sentido antropocéntrico), pero solo ha sido conceptualizado bajo la perspectiva teórica del capitalismo cognitivo. 5) La cibernética ofrece una teoría de la información que permite pensar más allá del carácter antropocéntrico del trabajo humano. Para ello la categoría de retroalimentación es central. 6) La emergencia de algoritmos de aprendizaje maquínico constituye una nueva facultad de la imaginación (técnica) que hace ingresar a la información en una dimensión post-antropocéntrica. 7) La noción de información de Gilbert Simondon permite desarrollar una teoría del valor post-representacional y post-antropocéntrica más adecuada para el análisis de las relaciones de poder propias del contexto post-capitalista.

 

avatar
  Subscribe  
Notify of
Zeto
Guest
Zeto

Muy interesantes esas 7 tesis, Claudio. Sumo un hilo más a los comentarios de más abajo: no sé cómo verías la cuestión de la «proletarización» en vistas de una teoría del valor vinculada a procesos informacionales (como mencionaba Javier). Este es un término en el que por ejemplo Stiegler ha insistido mucho sobre la base de procesos de toma de decisión automatizados que vinculan con economías de la atención (automatismos que se podrían llamar «pulsionales» regidos por mercados de consumo que se basan en manejos de datos, etc.), y que es un contexto diferente respecto a la pérdida del «saber-hacer» del trabajador frente a las máquinas, una suerte de «des-individuación» que depende ciertamente de una concepción antropocentrada del proceso de producción. El punto es que para Stiegler, en el plano de la gestión económica (digital) de la «trazabilidad» y los comportamientos individuales, relaciones sociales y procesos de transindividuación (algoritmos de escritura reticular) que la sostienen, es que habría que generalizar el concepto de proletarización, ya que él ve ahí una desindividuación de saberes (desposesión ahora del «saber-teorizar» según sus términos) y entonces sería algo más bien «sistémico». Esto lo lee de hecho Stiegler en clave de entropía y neguentropía, y… Read more »

Claudio
Guest
Claudio

Muchas gracias Zeto. Muy interesante lo que observas. Efectivamente, tal como mencionas, la cuestión de la proletarización sigue estando anclada a una concepción antropológica del trabajo. Respecto de esto, dos textos interesantes son: el texto de Vinvent Bontems sobre Esclavos y máquinas (en Amar a las máquinas); y el libro «Inhuman Power» de Dyer-Witheford. Cada uno a su manera explora el problema de la «alienación / proletarización» desede la perspectiva de la máquina misma (de los algoritmos en el caso de Dyer-Witheford).
Respecto del tema de la composición de clase, creo que es aquí donde la tesis de Wark es más interesante. La clase aparece como una unidad relativa, y aquello que la «individualiza» en cada caso está sujeto a cambios históricos (la tierra, el trabajo, la información, etc.). Un libro muy interesante sobre la cuestión de la composición de clase en la era de la automatización (desde una perspectiva post-autonomista) es «Forza Lavoro» de Ciccarelli. ¡Saludos y gracias nuevamente por la invitación!

Zeto
Guest
Zeto

Sí, en efecto, ese texto de Bontems por ejemplo es ilustrativo a ese respecto (entre otras cosas este asunto de la virtualización de la tecnicidad por efecto de «venalidad»). Pero en Bontems -o al menos allí- está la apuesta por un cierto «humanismo» (el que sugiere Barthélémy), que pasa por la cuestión de la «organización técnica» como puerta de acceso a la transindividualidad, y que por otra parte -esto último- se podría decir supone un distanciamiento de Marx (de la alienación «humana» a la alienación «técnica»… pero donde esta última partiría por producirse en cuanto no se puede reconocer lo que hay de «humano» en las máquinas). Por cierto se trataría de un «humanismo» no antropocéntrico, si es que algo así se pudiera afirmar… o si hubiera que mantener el término bajo una especie de tachadura. Ahora, si bien no creo que sea el término más preciso, es también complejo determinar qué estatus darle a eso, sobre todo cuando uno está tomando posición contra algún modelo antropocentrado. Te agradezco las demás referencias, sin duda me servirán para encuadrar mejor el punto. 

Pablo Manolo Rodriguez
Guest
Pablo Manolo Rodriguez

Hola,
muchas gracias Claudio por tu enorme exposición, llena de puntas para pensar bajo la figura de la provocación. Retomando esto que dijo Zeto, me parece que lo del humanismo no antropocéntrico está planteado, o yo lo vi planteado, en la exposición de Flavia, más bien por la contraria: un antropocentrismo (que proponía ella) no humanista (que propongo yo). Tenemos el problema de que muchos de los resortes y reflejos teóricos para sostener una idea de crítica provienen de los humanismos y antropocentrismos modernos. Simondon, y Bontems con él, asume muy explícitamente la defensa del humanismo rechazando el antropocentrismo, y creo que ahí habría una clave para pensar la automatización/algoritmización actual.
Creo que, para pensar todo esto, es más útil la cuestión de la proletarización de Stiegler y la de la alienación en los autonomistas y Dyer-Witheford que la de la organización técnica que lleva a lo transindividual, porque creo que esto último tiende a despolitizar la cuestión e incluso a neutralizar el problema de la técnica.

Diego Gomez-Venegas
Guest

Hola Claudio! Muchas gracias por tu interesantísima exposición! Quisiera tomar tu insistencia en que esto que hacemos busca finalmente provocar para así activar la conversación y búsqueda de nuevos caminos, para preguntar un par de cosas. Te parece? Primero quisiera saber cómo vez tú la posibilidad concreta de leer o discernir otra relación entre el marxismo y la cuestión antropocéntrica, a partir del «Grundrisse», y más particularmente del «Fragmento». Crees que sea posible repensar el antropocenrtísmo de Marx, o bien levantar un marxismo no- o menos antropocéntrico a partir de aquellos documentos? Lo pregunto pues tus tesis parecen sostenerse en la idea de que el marxismo permanece inevitablemente así, centrado en los seres humanos como última, sino única, fuente del valor. Luego me pregunto si el camino que nos señalas para avanzar hacia el desarrollo de una teoría del valor contemporánea, relacional como señalan Javier y tú más abajo –esfuerzo que ciertamente me parece fundamental y con el cual me siento también comprometido–, a través de Simondon y la transindividuación, incluye o podría incluir también la cuestión del trabajo, «labor» como dicen nuestros colegas anglo; vivo y/o muerto, living y/o objectified. Te pregunto porque, volviendo al «Fragmento», tiendo a ver… Read more »

Claudio
Guest
Claudio

Muchas gracias Diego por tus comentarios. Efectivamente el «fragmento de las máquinas» y la noción de «general intellect» es un lugar interesante. Yo creo que es un texto muy ambiguo lo que ha permitido que sea interpretado desde perspectivas muy diferentes, opuestas en muchos casos. Para los italianos será el punto de partida de una superación de la teoría del valor, para otros autores como Caffentzis, Kurz, Postone o Jappe será una prueba de la imposibilidad de las máquinas de producir «valor» (solo producen «riqueza» -wealth-, pero no «valor»). Creo que sería posible utilizar este fragmento también para pensar una concepción post-antropocéntrica de la máquina, pero eso nos lleva al segundo punto. Respecto de lo segundo, yo creo personalmente que la filosofía transductiva de Simondon (así como propuso Derrida en su momento respecto de la relación entre marxismo y deconstrucción) exigiría cuestionar cualquier distinción ontológica entre trabajo vivo y trabajo muerto, capital fijo y capital variable (acabo de terminar un artículo sobre este punto que te puedo compartir si te interesa). El problema es que si uno avanza por este camino es muy poco lo que va quedando de Marx y de su crítica de la economía política, incluso si… Read more »

Diego Gomez-Venegas
Guest

Gracias por la respuesta, Claudio!
Me encantaría leer el artículo que mencionas.
Abrazos!

Pablo Manolo Rodriguez
Guest
Pablo Manolo Rodriguez

Retomando la postura de que las máquinas no podrían producir valor, esto se conecta con Nick Srnicek cuando plantea que los datos, en el capitalismo de plataformas, tampoco serían generadores de valor, sino que apenas es una renta. El capitalismo de plataformas sería rentístico. Dicho esto, en la medida en que los algoritmos, por la vía de su integración con plataformas, «trabajan» esos datos, usan otros algoritmos como datos para su propio procesamiento y todo termina en aprendizajes de los que nada sabemos como humanos programadores (mezclando lo que plantean Javier y Claudio), me queda que a lo mejor los algoritmos sí «trabajan», habría que ver cómo, y entonces podemos reiniciar la rueda de la discusión. Eso nos llevaría, nuevamente, al planteo de Bontems de liberar a las máquinas para liberarnos. Me parece muy significativo que Bontems, en ese texto, cite la novela 6 de Erwin Karp, sobre los algoritmos financieros, que es impresionante y saldrá el año que viene en castellano por Caja Negra.

Javier
Guest
Javier

Excelente exposición, Claudio, y pone en foco varias de las preguntas o cuestiones que hace falta pensar para dar cuenta del presente y de los futuros posibles. En este sentido, el aprendizaje maquínico es solo una primera tecnología, no demasiado sutil ni sofisticada, que permite diseñar, con una intervención humana limitada, procesadores de información complejos, opacos y, en algún grado, evolutivos. Nuevos avances tecnológicos en esta meta-producción de sistemas informacionales acentuarán la necesidad de una teoría adecuada del valor (o de algo que la reemplace). Las plataformas son (des)ordenadoras del mundo, y efectoras de lo que podríamos llamar la subsunción hiper-real del trabajo frente al capital, que controlaría los meta-medios para crear los condiciones para el trabajo, asalariado o no. Disputar esas ordenaciones en tanto procesos, y no ya un orden dado será quizá la nueva necesidad política. Quizá la oposición entropía/negentropía en que los cibernéticos ponían tanto énfasis pueda ser una clave para pensar alguna definición apropiada de valor. Aunque claro, que algo sea entrópico o no puede ser relativo a un sistema de observación particular o a un nivel de abstracción determinado. Una teoría relacional del valor, asociado a los procesos informacionales podría ser pertinente. Son solo ideas… Read more »

Claudio
Guest
Claudio

¡Muchas gracias Javier! Totalmente de acuerdo: tanto las nociones de entropía/neguentropía como la idea de una teoría relacional del valor me parece que son claves muy importantes desde donde hay que empezar a trabajar en esto.